THE MONUMENT VALLEY, ARIZONA, USA

THE MONUMENT VALLEY, ARIZONA, USA
La magnificencia del paisaje en The Monument Valley, la belleza del entorno, las reminiscencias de un pasado de tantos y tantos viajeros que cruzaron el Far West, protagonizando aventuras míticas entre las tribus indias y buscando un futuro mejor...Y al igual que esa ruta invita a seguir hasta más allá del horizonte, hasta el infinito, el Monument Valley, suscitando mil experiencias viajeras y recuerdos, se convierte en el icono de este blog que pretende rememorar las emociones y experiencias del conocimiento de nuevas tierras, nuevas culturas y nuevas gentes. Sin descartar que invada la nostalgia evocando vivencias personales de épocas ya pasadas pero nunca olvidadas.

martes, 14 de agosto de 2012

Esta España nuestra: Ronda y Montejaque, la belleza del “tajo” y los recuerdos de juventud envueltos en nostalgia


Con especial recuerdo y dedicación a Don José Manuel Sánchez Gey, ilustre militar y profesor, egregio patriarca de amplia familia, quien desde su más que nonagenaria vida en Cádiz, ha inspirado al autor para escribir la glosa de los especiales parajes en los que le conoció, cuando hubo el honor de tenerle como su capitán y profesor en los tiempos de graduación como alférez de complemento del Ejército Español, en el seno de la Milicia Universitaria

Ronda es una ciudad y un municipio español perteneciente a la comunidad autónoma de Andalucía, situada en el noroeste de la provincia de Málaga. Es la cabeza del partido judicial homónimo y la capital de la comarca de la Serranía de Ronda.
En el año 2009 contaba con 36.827 habitantes, que la convierten en el segundo municipio más poblado del interior de la provincia tras Antequera. Su término municipal se extiende sobre una meseta conocida como depresión de Ronda y por las sierras que la circundan.
Ronda tiene su origen en la Arunda romana que se constituiría a partir de asentamientos ibéricos existentes. Los visigodos le dieron continuidad hasta la llegada de los musulmanes, quienes consolidaron su papel de cabecera comarcal y su entidad urbana. Su emplazamiento facilitó la defensa de la ciudad y la puso en una situación estratégica para dominar los pasos y caminos hacia la Baja Andalucía. Esto y la disponibilidad de tierras aptas para la agricultura le concedieron finalmente una importancia histórica notable.
La ciudad se asienta sobre una meseta cortada por un profundo tajo excavado por el río Guadalevín, al que asoman los edificios de su centro histórico, lo que confiere a la ciudad una panorámica pintoresca que, unida a la variedad de monumentos que posee, a su entorno natural y a su cercanía a los grandes centros del turismo de masas del la Costa del Sol, ha convertido a Ronda en un centro turístico notable. La cornisa del tajo y el puente que lo salva son la imagen por antonomasia de la ciudad.

Geografía

El término municipal de Ronda ocupa la llamada depresión de Ronda y está rodeado por sierras. En el interior el relieve es suave y comprende zonas de dehesa y zonas hortícolas y cerealistas. Debido a la amplia extensión del municipio, la altitud oscila entre los 1.919 msnm del pico Torrecilla y los 570 msnm en la zona más baja, junto al vecino municipio de Arriate.
El Tajo...
La ciudad se asienta sobre una meseta rocosa de origen volcánico a 739 metros sobre el nivel del mar, dividida en dos partes por un cañón conocido como el Tajo de Ronda, por el que discurre el río Guadalevín, afluente del río Guadiaro. El tajo se extiende además sobre el valle de los Molinos. Al este de la ciudad se encuentra el parque natural de la Sierra de las Nieves, al sur el Valle del Genal, al oeste la Sierra de Grazalema y al norte otras tierras más llanas en dirección a Campillos.

Clima


El clima de la Serranía de Ronda es de tipo mediterráneo con tendencia a la continentalidad. Se caracteriza por tener un régimen estacional bastante regular, veranos muy cálidos y secos e inviernos fríos con temperaturas a menudo bajo cero. En primavera y otoño las temperaturas suelen ser suaves. La temperatura media anual está en torno a los 16º C. Las precipitaciones son abundantes con valores superiores a los 1000 mm/año y 1700 mm/año en las zonas más occidentales, próximas a la Sierra de Grazalema, el lugar más lluvioso de la península.

 

Flora y fauna 

El municipio de Ronda abarca parte del Parque Natural de la Sierra de las Nieves. Este parque posee una gran riqueza natural, con infinidad de especies animales y vegetales, algunas especies vegetales casi únicas en el mundo, como el pinsapo o el quejigo de montaña, otras especies animales como la cabra montés o la nutria mantienen en esta reserva poblaciones de individuos estables.
Ronda y sus pequeños pueblos bonitos de los alrededores (Faraján, Cuevas del Becerro...) conforman la Serranía de Ronda


HISTORIA

Aunque en el entorno de la ciudad se han encontrado restos prehistóricos que se remontan al Neolítico entre los que destacan las pinturas rupestres de la Cueva de la Pileta, los orígenes de Ronda son celtas quienes en el siglo VI a. C. la llamaron Arunda. Posteriormente los fenicios se instalaron en una aldea cercana que llamaron Acinipo. Arunda, tras ser conquistada por los griegos, pasó a denominarse Runda.
Pero Ronda como tal fue fundada como consecuencia de la Segunda Guerra Púnica, durante la campaña que el general romano Escipión llevó a cabo contra los cartagineses que dominaban la Hispania a finales del siglo III a. C. Es entonces cuando se mandó construir el castillo de Laurus el cual favoreció el asentamiento de la población a su alrededor y alcanzando en tiempos de Julio César el rango de ciudad, alcanzando sus habitantes, y los de la vecina Acinipo, la cualidad de ciudadanos romanos.
En el siglo V, con el fin del Imperio romano, la ciudad es tomada por los suevos al mando de Rechila, pasando después por un período bizantino, en el que Acinipo fue definitivamente abandonado, hasta que Leovigildo la integró en el reino visigodo.
En el 711 se produce la invasión musulmana de la península y, en 713, la actual Ronda abre sus puertas, sin presentar batalla, al jefe bereber Zaide Ben Kesadi El Sebseki. La ciudad pasa a denominarse Izn-Rand Onda (la ciudad del castillo) convirtiéndose en la capital de la provincia andalusí de Takurunna. 
Con la desintegración del califato de Córdoba, la cora de Takurunna pasa a convertirse en la Taifa de Ronda (Banū Ifrēn), un reino independiente regido por Abu Nur Hilal Ben Abi Qurra, y será durante este período cuando se crea la mayor parte del patrimonio monumental con que cuenta el casco histórico de Ronda y los arrabales. Abu Nur Hilal fue sucedido por su hijo Abú Nasar quien tras morir asesinado provocó que Ronda pasara a formar parte del reino sevillano de Al-Mutadid. 
El período islámico de la ciudad finaliza cuando, el 22 de mayo de 1485, el rey Fernando el Católico logra tomarla tras un prolongado asedio.

Edad Moderna

En 1572 se funda la Real Maestranza de Caballería de Ronda con fines de entrenamiento para la defensa y las guerras del reino. Entre los siglos XVI y XVII se conforma el grueso de la ciudad como se conserva en la actualidad. En el siglo XVIII la ciudad vive una etapa de importantes construcciones entre las que destacan el Puente Nuevo, que ha pasado a considerarse el símbolo de la ciudad, y la Plaza de toros. A partir de esa época se crean los mitos románticos de bandoleros y toreros.

Edad Contemporánea
La invasión napoleónica y la sucesiva Guerra de Independencia Española tuvieron una especial virulencia en Ronda y su serranía. El Castillo del Laurel, alcazaba de Ronda, es derribado por los franceses en su retirada y muchos molinos y cultivos quedaron arruinados, quedando la zona en una situación precaria. La ciudad estuvo sujeta al pago elevados impuestos y víveres diarios, que asfixiaban la economía local. La producción industrial y la ganadera se redujeron a menos de la mitad y un tercio de las huertas se arruinaron debido al gran número de rondeños que se marcharon a las montañas a luchar contra los franceses. De hecho, la población se redujo de 15.600 habitantes a 5.000 en tres años.
Ayuntamiento
La invasión francesa es el origen del fenómeno del bandolerismo en la zona, debido a la formación de guerrillas para combatir a los invasores, que tras los estragos de la guerra, se quedaron sin recursos de subsistencia y hubieron de dedicarse al asalto de caminos y el contrabando de productos de Gibraltar. Este fenómeno fue ampliamente explotado por los viajeros románticos como Washington Irving, Mérimée, Ford o Doré, que tomaron Ronda como fuente de inspiración, mezclando la historia real con la ficción, forjando la imagen romántica que aún tiene la ciudad.
Durante los siglos XIX y XX la actividad económica de Ronda sigue siendo principalmente rural, siendo el punto de encuentro para los habitantes de los pueblos de la Serranía y teniendo momentos de esplendor a principios del siglo XX con la llegada del ferrocarril.
En 1918 se celebra la Asamblea de Ronda en la que se fijó el actual diseño de la Bandera, el Himno de Andalucía y su escudo. 

Monumentos y lugares de interés
Puente Nuevo
Monumentos destacables de la ciudad son el Puente Nuevo, situado sobre la Garganta del Tajo, junto con el Puente Viejo y el Puente árabe. Ronda estuvo dividida y aún conserva esta división en tres barrios: el de San Francisco, el más antiguo en donde estuvo enclavado al alcázar; la ciudad, donde se encuentran los grandes edificios, conventos, iglesias y palacios, de calles muy pintorescas con arcos, columnas, artesonados y arabescos que revelan su origen; y, por último, el del Mercadillo, el más moderno, fundado a raíz de la Reconquista, notorio por su barroco caserío, deslumbrante de blancura y enriquecido por las rejerías de sus ventanas, productos de la artesanía local.

La Ciudad

En la parte antigua, conocida como "La ciudad" se encuentra la Iglesia Mayor, la Iglesia del Espíritu Santo, la casa consistorial, distintos museos, los palacios de Mondragón y Salvatierra, la Casa del Rey Moro por la que se puede bajar al fondo del tajo a través de las escaleras de la mina, la Casa del Gigante, el Alminar de San Sebastián, la desaparecida Iglesia de San Sebastián, la Casa de San Juan Bosco, la Puerta de Felipe V y gran cantidad de casas-palacio, callejuelas y plazoletas.

San Francisco

Pasando la Cuesta de las Imágenes se encuentra el barrio de San Francisco, desde el que se observa la Puerta de Almocábar y la muralla árabe que rodeaba Ronda y que llega hasta el puente árabe en cuyo pie destacan los baños árabes, unos de los mejores conservados de España. Destaca el Convento de San Francisco que da nombre al barrio, del que sólo se conserva la iglesia, de estilo gótico-mudéjar con una portada de estilo gótico isabelino.

El Mercadillo
 

En la zona moderna se encuentra el Parador de Turismo construido sobre lo que antes fue el Ayuntamiento y el mercado de Abastos; la plaza de toros de Ronda, propiedad de la Real Maestranza, es la plaza de toros más antigua y de ruedo más grande del mundo; el parque de la Alameda con su balconada sobre el tajo, gran cantidad de vegetación y nuevo Teatro Vicente Espinel; las iglesias del Socorro, La Merced, Santa Cecilia y Padre Jesús entre otras, así como el Templete de la Virgen de los Dolores.


Otro lugar de interés es la calle Carrera Espinel, de un kilómetro de longitud y peatonal con nueve tramos, conocida popularmente como Calle de la Bola. También en el barrio del Mercadillo se encuentra buena parte del legado artístico modernista y ecléctico de la ciudad, destacando el edificio del Círculo de Artistas o Casino de Ronda, lugar en el que Blas Infante organizó la primera asamblea andaluza, situado en la plaza del Socorro, el kiosco y las farolas de la Alameda del Tajo, el mirador del Paseo de Blas Infante, o la farola de la plaza de Carmen Abela.


Economía

Ronda se dedica principalmente al turismo cultural y rural. Ronda se ha convertido en una de las ciudades más visitadas de Andalucía gracias a su gran patrimonio monumental, su entorno físico y natural y su cercanía a los grandes centros del turismo de masas del litoral mediterráneo. Otro de los intereses añadidos es la implantación de varias bodegas de vino de calidad.

Transportes y comunicaciones

Ronda se comunica con las comarcas colindantes a través de una red de carreteras de valor paisajístico, ya que se atraviesan los numerosos puertos de montaña de la serranía. Los transportes por ferrocarril se realizan con trenes Talgo que comunican a Ronda con Algeciras y Madrid, y trenes  que comunican con Algeciras y Granada mediante servicios.

Eventos culturales

Iglesia del Espíritu Santo
En Ronda se celebran tres festivales anuales de música. El Festival de Cante Grande está dedicado al flamenco. Tiene lugar en el mes de agosto y es el más antiguo de la ciudad y uno de los más antiguos de Andalucía, iniciado en 1968.
Otros eventos culturales son; la Bienal Internacional de Cine Científico; el Certamen de pintura, iniciado en 2005; el Concurso Carta de Amor, inaugurado en 2008, la Exposición Colectiva de Pintores, desde 1988, la Feria de Arte Cofrade, iniciada en 2009; y la Feria del libro, que tiene lugar en noviembre.
Además, Ronda es una de las sedes de los cursos de verano de la Universidad de Málaga.

Museos

Carrera Espinel
  • Museo Municipal de Ronda: situado en el Palacio de Mondragón, está constituido por fondos de los restos de excavaciones llevadas a cabo en el municipio y donaciones de colecciones particulares.
  • Museo Lara: es un museo de arte y antigüedades situado en la antigua casa-palacio de los Condes de la Conquista de las Islas Batanes, edificio del siglo XVIII. Contiene unas 5.000 piezas originales distribuidas en varias salas como las dedicadas a los relojes, las armas, la de arqueología o la de instrumentos musicales.
  • Museo de Rilke: se trata de una exposición permanente en la habitación 208 del Hotel Reina Victoria-Husa, con sus detalles de época, en la que estuvo alojado durante su estancia en Ronda el poeta alemán.
  • Museo del Bandolero: se expone la historia de este fenómeno social en la Serranía de Ronda a través de una colección de documentos, fotografías, datos personales y sucesos de la vida de Pasos Largos, El Tempranillo, Tragabuches y otros. También se recrea una taberna de la época.
  • Museo Joaquín Peinado: es una colección centrada en la obra del pintor Joaquín Peinado, situada en el Palacio de los Marqueses de Moctezuma. Se muestran las distintas etapas creativas del pintor a través de 190 obras gráficas, óleos, acuarelas y encáusticas.
  • Museo del vino de Ronda: la muestra permanente del museo se centra en la historia del vino en Ronda, para la cual se han recuperado diversos objetos relacionadas con la elaboración de vino en la comarca.
Fiestas populares

En Ronda se celebran las fiestas tradicionales de Andalucía y otros lugares de España, como son la Cabalgata de Reyes, el carnaval, la Semana Santa, el Corpus y varias ferias y romerías.
Romería
La Semana Santa de Ronda está declarada de Interés Turístico Nacional de Andalucía. Desde el punto de vista religioso, es uno de los más importantes acontecimientos que se produce cada año en la ciudad, celebrándose en la semana del primer plenilunio de la primavera. La semana abarca desde el Domingo de Ramos hasta el siguiente domingo, que es el Domingo de Resurrección, sumando en su totalidad hasta 15 desfiles procesionales realizados por 14 hermandades.
Las ferias se desarrollan en mayo (Feria de mayo), septiembre (Feria de Pedro Romero) y octubre (Feria de San Francisco), de las que la de septiembre está declarada de Interés Turístico Nacional de Andalucía. 

Artesanía
En Ronda se producen artesanalmente artículos de corcho, cuero, esparto, de piel, forja, marroquinería, muebles de madera, talabartería, talla de mármol y tallas de cerámica. Los carpinteros han conseguido crear un estilo propio de muebles de madera que lleva el nombre de la ciudad y para el que se busca denominación de origen. La tradición artesana de la madera se remonta a finales del siglo XIX cuando como consecuencia de la restauración de la Casa del Rey Moro se creó la Escuela de Artes y Oficios de Alfonso XIII, en la que se trabajaba madera de castaño y nogal, abundante en la región. 

Gastronomía
La gastronomía de Ronda se basa en platos sencillos como sopas de tomate y de ajos, potaje de garbanzos o de lentejas, en los espárragos y las setas. Otras especialidades son el chivo asado al estilo serrano, los chorizos al alcohol y la ternera con patatas, pero sobre todo destacan los platos derivados de la caza como la perdiz al tajo y el conejo a la rondeña. También son platos tradicionales las calabazas a la rondeña, las migas con chorizo, las gachas, las habas con tomate, ajo y jamón, las judías con morcilla, la sopa de almendras y de alcachofas, el gazpacho a la serrana, la tortilla a la rondeña y la caldereta de cordero. En repostería destacan la yemas del Tajo y los dulces de las monjas.
Los vinos de Ronda se producen bajo la denominación de origen Sierras de Málaga y están etiquetados con el nombre de la sub-zona Serranía de Ronda. Desde el año 2004, la producción ha aumentado notablemente y se producen vinos blancos, rosados y tintos.
Montejaque es un municipio español de la provincia de Málaga en la comarca de la serranía de Ronda, Andalucía, que pertenece al Parque Natural de la Sierra de Grazalema. Por carretera se halla situado a 138 km de Málaga y a 620 km de Madrid. En 2006 cuenta con una población de 1013 habitantes; en 2000 contaba con 1008.

Historia

Montejaque, cuyo nombre, Monte-Xaquez significa "montaña perdida", es de origen árabe como lo demuestran sus intrincadas callejuelas.
Hubo durante esta época una alcazaba medieval que daba una visión de gran parte de la Serranía. Durante la ocupación árabe Montejaque gozó de una notable importancia. Había una vez un castillo también, que ya no existe.
Tras la reconquista por los Reyes Católicos el pueblo fue entregado al Conde de Benavente, al cual nombraron Señor de Montejaque y Benaoján dejando de pertenecer a los arrabales de Ronda.
Más tarde durante el levantamiento del pueblo morisco de la zona en el siglo XVI, se produjeron varios atentados contra el alcalde morisco Mohamad Idriz, por simpatizar con las tropas cristianas.
Montejaque también guarda historias para contar durante la Guerra de la Independencia contra los franceses, como fue el enfrentamiento que sostuvo el guerrillero José Aguilar contra las tropas napoleónicas en el puente del río Gaduares el 20 de octubre de 1810; en esta contienda participaron hombres de Montejaque, Benaoján, Atajate, Cortes de la Frontera y Jimera del Líbar; sólo eran 250 personas en contra de casi 700 soldados franceses; a pesar de la inferioridad numérica salieron victoriosos.
Al viajero, no se le puede escapar una visita a la iglesia de Santiago el Mayor, construida a principios del s. XVI y reformada durante el s. XVIII. Su principal estilo es gótico tardío, del que se conserva la bóveda de terceletes, que cubre el presbiterio.
Perderse por las estrechas calles que componen esta población, típicamente andaluza, es un verdadero placer, conservando la vitalidad de un pueblo moderno, pero con unas profundas raíces que hacen viajar a épocas pasadas. …
(De Wikipedia y otras fuentes)
¡Memorias de la historia!
Sí, y en el presente caso, recuerdos vivos para quien esto escribe.
Hace unos pocos días, con motivo de una visita a Cádiz, tuve una nueva oportunidad de pisar, oler, ver, sentir, gozar, la Serranía de Ronda, Montejaque y todo su entorno, en compañía de un amigo y compañero de tiempos militares.
En efecto, tomando la carretera que une Jerez de la Frontera con Antequera, una vez pasado ese bellísimo pueblo que es Arcos de la Frontera, y bordeando el río Bornos y el Guadalete (!memorias de la historia!), quien esto escribe se sintió feliz al recorrer, ¡cuarenta y nueve años después!, la sierra de Grazalema, y pasar por Benaoján y por Montejaque, y llegar hasta la zona en que actualmente se halla el acuartelamiento “General Gabeiras”, de la Legión, en Montejaque, a los pies de la montaña de Ronda, que, por especial atención de uno de sus jefes, fue dado recorrer y reconocer, después de haber pisado y vivido en aquellas faldas de la montaña sendos trimestres veraniegos, en los que el uniforme caqui y las formas militares constituyeron tiempos de formación humana y militar para quien esto firma y para casi cinco mil estudiantes más provinientes de Valencia, Murcia y Andalucía.
Aquel calor asfixiante que todo lo envolvía, que devoraba el poco oxígeno que restaba en las tiendas de campaña de lona, sobre el suelo rondeño, estaba presente en el recuerdo, como tantas y tantas vivencias.
Pasear por la actual Plaza de Armas, hoy mucho más reducida, pero mucho mejor dotada y preparada, suscitaba aquella inevitable nostalgia de los tiempos en que uno apenas si había sobrepasado la adolescencia y pugnaba por alcanzar la formación profesional de los estudios universitarios y la humana y militar de las enseñanzas para ser oficial del complemento del Ejército español. Esa Plaza de Armas, en la que se participó en la Jura de Bandera y se asistió a tantas celebraciones militares; esas hoy frondosas arboledas que han sustituido a las viejas encinas bajo las cuales se asistió a las casi rústicas clases, se hicieron los exámenes y se fue forjando la esencia humana y militar de quienes ya rondan, y acaso muchos sobrepasan, la setentena…
Esos recuerdos de las cartas recibidas de las novias, de la familia; aquellas vivencias de los ratos de asueto…
Todo eso (¡Fabio, ay dolor!) se agolpó súbita y emocionadamente en las cabezas de los dos compañeros que allí nos hallábamos, pisando las tierras, deleitándonos con los aromas serranos, recibiendo los potentes rayos solares, de “nuestro” Montejaque, frente al muro de la sierra de Grazalema, en el que tuvimos nuestro bautismo de fuego, cuya sierra nos habíamos recorrido una y mil veces, de noche y de día, y en la que hasta habíamos hallado ratos de solaz y descanso en poblaciones como Arriate, Montejaque, Benaoján…en los arroyos...en los ríos...
Y al pisar este bello rincón de Andalucía, al igual que más tarde al hallarnos en aquella “nuestra” Ronda, nos asaltaron tantas y tantas emociones, en medio de los recuerdos de las subidas a pie, bajo el inclemente sol, desde el campamento hasta la ciudad; y de los paseos tratando de conquistar alguna de las bellas (y resabiadas) mozas que se “exponían” a los de milicias universitarias cada fin de semana, casi portando sobre ellas la leyenda “ver y nada más…”
Benaoján
Y sentimos como si volviésemos a tomarnos los vinos en aquella o esta taberna, a comer las típicas tapas que se nos ofrecían, y hasta devorar un plato de aquel chivito rondeño que ha permanecido para siempre en nuestro recuerdo…
Nostalgias, memorias de la historia, vivencias que emocionan y que uno no puede menos que explayar a los lectores.
Porque después de haber estado tantas y tantas veces en el “Tajo del Coño” (con perdón, que esta castiza expresión se refería y refiere a la habitual y típica exclamación de todos los que contemplan, desde arriba y desde abajo, esa maravilla de la naturaleza que es el Tajo de Ronda), sí, después de tantas vivencias, retornar a aquellas primeras impresiones de los tiempos juveniles era, estaba siendo, como volver a emprender la aventura de la vida que ahora ya muchos de los nuestros habían consumido, y que los sobrevivientes estamos sobrellevando con más ánimos que fuerzas.
El Muro...
Por lo demás, y para que este post no se acabe convirtiendo solamente en una recopilación de sensaciones, emociones y experiencias demasiado personales, he de añadir que, pese a estar en cierta manera “sofocados” por el progreso, los efluvios rondeños siguen acariciando esta bellísima ciudad, y los aires serranos continúan envolviendo la sierra de Grazalema, las riberas de los riachuelos que envuelven Montejaque y sus alrededores, y si se nos dejara estar un rato sentados bajo una de las muchas encinas que aún pueblan la zona, podríamos tal vez imaginar que vemos pasar junto a nosotros a Curro Jiménez y su partida de bandoleros, o escuchar al "Gene" ofreciendo bebidas frescas, o sentir el paso marcial de tantísimos miles de estudiantes universitarios españoles que honraron de forma indeleble estas tierras, porque las llevan para siempre en su corazón.
¡Ronda y Montejaque! ¡Recuerdos inolvidables, efluvios nostálgicos, emociones para la eternidad!

“Poder disfrutar de los recuerdos de la vida es vivir dos veces”.- Marco Valerio Marcial (40-104) Poeta latino.

SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA

2 comentarios:

  1. Me encanta tu blog. Que energía paisano. Ojala cuando llegue a tu edad tenga tanta energía como tu para seguir viajando. No te llamo viejo ;-D
    Sigue así.

    ResponderEliminar
  2. Luis Alonso Rubio (albox@telefonica.net)22 de abril de 2013, 19:04

    Me ha emocionado tu relato. Pasé en ese campamento los veranos de 1.964 y 1.965, arriba del todo, en el 21º de Caballería como Caballero aspirante y como sargento. Los nombres que citas de los pueblos cercanos, me traen a la memoria muchas vivencias y el recuerdo de todos aquellos compañeros de tienda, de los que nada he vuelto a saber, y que temo intentar ponerme en contacto con ellos por si ya no están.
    En el C.I.R. "Alvarez de Sotomayor" de Viator, Almería, finalicé las practicas de Alférez. Recuerdo con mucho cariño aquella época y a todas aquellas personas que ayudaron en mi paso por el Ejército y en mi formación como persona.

    ResponderEliminar